Alberto Sevilla, pintor murciano, define su estilo como “expresionismo tranquilo”. Utiliza los colores primarios, el blanco y el negro, con la fuerza con que los usaron los expresionistas alemanes como Kirchner, contrastados de forma plana con el lenguaje claro del pop-americano de Warholl, entre otros.